El 93% de los consumidores aseguran haber modificado sus hábitos de compra

Los consumidores argentinos que no modificaron sus hábitos de compra ya son raras excepciones. La mayoría, el 93%, asegura haber cambiado la forma en la que llenan el changuito como consecuencia del aumento generalizado de precios y la pérdida de poder adquisitivo. Por lo menos, estos datos surgen de un estudio realizado por la consultora de investigación de mercado TrialPanel entre más de 900 consumidores de todos los niveles socioeconómicos, en Capital Federal, GBA y principales ciudades del interior. Estos cambios de hábitos ya generan ganadores y perdedores. Entre ellos, los grandes supermercados que son menos elegidos.

“La mayoría de los consumidores aprovecha los descuentos. Por eso se puede pensar que sigue yendo al canal supermercados, que ofrece más rebajas. Pero después se observa que muchos compran sólo lo necesario y, en ese caso, eligen formatos más chicos, canales de descuento o cercanía, como las cadenas Día o Carrefour Express, o pequeños comercios de barrio”, explicó Carolina Faccio, directora y responsable del estudio realizado por TrialPanel.

Al indagar sobre los principales cambios, lo más mencionado (con el 63%) fue comprar los días que hay descuentos u ofertas de carga (como dos por uno). En segundo lugar, con un 57%, comprar sólo lo necesario. Y un poco más atrás, buscar segundas marcas (39%); cambiar por cadenas de descuento (38%); y concurrir menos al supermercados y más a negocios de barrio, como granjas y carnicerías (27%).

También están los que comenzaron a hacer compras más chicas o una compra diaria (26%); los que compran en mayoristas (20%); los que compran para stockear o en ferias (17%); y finalmente los que van a las distribuidoras o al Mercado Central (entre el 6 y 9%).

En tanto, cuatro de cada 10 consumidores consultados modificó los hábitos de compra en general, en todos los productos. Y del resto, que varió sus compras sólo en algunos productos?, un 45% lo hace en carnes; un 42% en artículos de limpieza; 31% en cuidado personal; 27% en lácteos; 25% en frutas y verduras; 23% en productos secos; 21% en bebidas sin alcohol, y un 17% en bebidas con alcohol.

Tarifas

“Además de la suba generalizada de precios, tenemos un efecto nuevo que es la suba de las tarifas que finalmente está afectando al consumo” aclaró la experta. “Vemos difícil que la recuperación se produzca este año, cuando muchos de los sueldos de los argentinos no están equipados con la inflación o ni siquiera sufrieron aumentos. Creemos que va a ser un año completo de ajustes y de cambios con la gente tratando de sobrellevar la crisis de la mejor manera posible”, aseguró.

Y si bien, el 68% de los consultados manifiesta no haber dejado de consumir ningún producto en particular, el 32% restante ya suprimió productos como carnes, gaseosas, yogures. Las ofertas más esperadas son para la compra de leches, otros lácteos y pañales.

Otro dato que surge de la encuesta es que nada se deshecha, todo se consume: el 67% de los encuestados declaró utilizar las sobras de comida para el día siguiente, el 45% para hacer otras comidas en base a sobras, un 33% para viandas (del trabajo o escolares), y un 21% junta las sobras de varias comidas y hace un día de sobras.

Fuente: El Cronista, MendozaOpina, TrialPanel