Reclamos por más subas en boletas de gas

Los aumentos exhorbitantes en las facturas de gas, correspondientes a los períodos de mayor consumo en el año, continuaron sorprendiendo a los usuarios residenciales. En los hogares del área metropolitana y el Gran Buenos Aires, tal como informó Clarín, los aumentos en el servicio promediaron 700%. Sin embargo, hay otras zonas del país, donde las subas fueron inclusive mayores.
En Dolores, por ejemplo, provincia de Buenos Aires, la oficina de Proagas, la prestadora del servicio -que también abarca a los municipios de Pinamar y Santa Clara- está recibiendo, en estos días, colas larguísimas de vecinos indignados con sus facturas.
“Muchos recibieron aumentos cercanos al 700% pero otros superaron el 900%”, asegura Juan Carlos H. también daminificado. El hombre, que vive en Dolores, pagó $3.473,55 por el consumo del bimestre álgido del invierno, cuando en su factura anterior, el monto apenas superaba los $400.
Cuando se dirigió a la empresa para preguntar por qué la cuenta se había elevado de esa manera, la única respuesta de un empleado fue que la tarifa había aumentado de $0,22 a $1,60 el metro cúbico. En tanto el ente regulador del gas (Enargas) le sugirió, entre otras posibilidades (como respuesta a un mail enviado por el usuario) que revisara el medidor de su casa por si había alguna falla. “Otra cosa indignante es que la factura venga con la leyenda de que el consumo ‘tiene subsidio del Estado Nacional’”, señaló.
Los incrementos en las boletas del gas obedecen a la quita parcial de subsidios que el Gobierno aplicó a los consumidores en marzo de 2014 para el área metropolitana de la Ciudad y Gran Buenos Aires que empezaron a impactar con fuerza en esta temporada invernal. Esa modificación tarifaria, regulada en la Resolución 226 de la Secretaría de Energía, establece que los hogares que ahorren 20% su consumo -en comparación con el bimestre del año anterior- seguirán pagando el mismo valor por el servicio. Para el caso de los que bajen su demanda entre un 5% y 20%, los aumentos en las facturas serían parciales y mantendrían una parte del subsidio, mientras los que redujeron su uso del gas a menos de 5% se les aplicaría todo el ajuste.
El presidente de la Unión de Consumidores de Argentina, Fernando Blanco Muiño, advertido que la quita de los subsidios a quienes no logren ahorrar gas en la comparación interanual iba a ser “salvaje”, con aumentos promedio en la factura de 350%.
“Es muy difícil para una familia que el año pasado ya redujo un 20% volver a reducir otro 20% porque llega un momento en el que hay que calefaccionar los ambientes de las casas y calentar el agua para bañarse”, explicó el dirigente. Por ello, consideró que hay un “error administrativo” dado que el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) debería dictar una nueva resolución que actualice los niveles de consumo para poder mantener los subsidios, propuso el representante de los usuarios.

Fuente: Clarin (27/09/15)