La Leche no para de subir ¿Por qué todos pierden?

Según la Sociedad Rural Argentina, no se ha podido capitalizar las oportunidades que dieron el sector en los últimos años. A lo largo de los últimos 100 años, el sector lácteo presentó una tasa de crecimiento promedio del 2,3% anual. En los últimos 15 años, solo se logró crecer en forma anualizada al 0,23%.

Fuente: Sociedad Rural Argentina

Fuente: Sociedad Rural Argentina

“El total desfasaje entre los costos de producción y precio de la leche al productor, la caída de producción y cierre de tambos es inevitable.” —Sociedad Rural Argentina

En una nota de La Nación, se refleja esta misma realidad, donde no sólo el productor sufre sino también el consumidor:

Los tamberos cobraron en julio pasado 4% menos que hace un año por la leche que produjeron, mientras al público el mismo producto se incrementó un 12%.

  • En 2007, año en que el Gobierno comenzó a intervenir en el sector lácteo con trabas a la comercialización, el productor tenía una participación de entre 29 y 45% en los precios en góndola. Hoy va del 25 al 29%. Dicho de otro modo, el 29% que era un piso de participación en 2007 ahora es un techo.
  • El precio cobrado por el productor desde 2007 se incrementó mucho menos de lo que subió el pagado por el consumidor. Creció 290% el valor al productor y 437% al público.
  • En un año, el precio de leche subió 12%. Pasó de $ 9,78 a un promedio de $ 10,94 (es un valor promedio, ya que hoy el sachet incluso está por encima)

Nestor Roulet, productor de leche, opina sobre la pérdida de valor de la producción:

“Hace un año, el productor lechero recibía por su leche en tranquera de tambo 3,11 pesos por litro, que comparados con los 2,98 pesos que recibió en julio de 2015 equivalen a un saldo negativo del 4%”.

Vale recordar que gran parte de las empresas lácteas acaban de anunciar que para la leche producida en agosto aplicarán recortes de 30 a 40 centavos por litro, lo que dejará a los tamberos en un nivel de 2,50 a 2,60 pesos por litro (salvo La Serenísima y Sancor).

En mayo de 2007, el tambero cobraba 76 centavos el litro mientras el valor al público estaba en $ 1,70. Es decir, el productor participaba en el 45% del valor final. Además, si se toma el caso del caso del queso duro, que costaba $ 2,68 los 91 gramos, el tambero participaba en el 29% del precio final.

Sin embargo, la situación cambió para el productor desde que ese mismo año el Gobierno empezó a intervenir con controles de precios y permisos para exportar. Así, si antes el productor participaba con el 45% del valor del litro, ahora participa en un 29%. En el caso del queso duro, la participación bajó menos, pero cayó igual del 29 al 25%.

Desde 2007, el público vio pasar un incremento meteórico de los precios en la góndola. De acuerdo con el relevamiento de Roulet, el sachet subió 500% (de $ 1,70 a por encima de $ 10) y, entre otros productos, la leche en polvo lo hizo un 550% (para los 120 gramos, de $ 1,78 a $ 11,50).

“La intervención no favoreció la mesa de los argentinos, ya que mientras la leche en tranquera de tambo aumentó un 290%, los productos lácteos en góndola lo hicieron en un 437 %”, indicó el productor.

Tal suba de precio se hace evidente en el siguiente gráfico:

Fuente: Union de Consumidores de Argentina

Fuente: Union de Consumidores de Argentina

Fuentes: La Nacion (14/09/2015), Sociedad Rural Argentina, Unión de Consumidores de Argentina