Entre amparos y una denuncia, rige un nuevo aumento del subte, el boleto de subte costará $ 5, pero se espera la

subteCon dos pedidos de recurso de amparo que esperan definición en las próximas horas y una denuncia penal contra la empresa concesionaria del servicio de subterráneos que se presentará durante la mañana, debutó un nuevo sistema tarifario escalonado que llevará el boleto de $ 3,50 a $ 4,50 si se abona con tarjeta SUBE o Monedero, y a $ 5 si se paga en efectivo. A pesar de la resistencia que encontró en distintos sectores de la sociedad y del arco político opositor, el gobierno porteño logró imponer el proyecto. Será el segundo aumento desde que la administración porteña tomó el control, en enero de 2012, desde cuando se registra un incremento de 309%.

A partir de que comiencen a rodar las primeras formaciones, los usuarios se encontrarán con la tarifa modificada. Horas después, según confiaron fuentes judiciales a LA NACION, la jueza en lo Contencioso Administrativo María Elena Liberatori resolverá si da lugar o no a los amparos solicitados por los legisladores Alejandro Bodart (MST) y Gustavo Vera (Verde Alameda). Ambos, con diferentes argumentos, solicitaron la suspensión de la aplicación del aumento en el boleto. Además, la diputada de Confianza Pública Graciela Ocaña presentará esta mañana una denuncia contra Metrovías y funcionarios de Subterráneos de Buenos Aires (ver aparte).

Ayer, la magistrada libró una acción de traslado hacia el gobierno de la ciudad para que responda respecto del pedido de amparo de Bodart. La medida es un paso previo al fallo y de carácter urgente, ya que debería ejecutarse antes de que se vulneren los derechos que pretende defender el recurso pedido por el legislador.

En caso de que prospere la cautelar tiene una acción más directa mientras se trata la cuestión de fondo. En este caso podría significar que se suspenda el aumento el tiempo que lleve analizar los argumentos de las partes involucradas en el amparo. Además, si la jueza decide darle curso al amparo podría solicitar que la tarifa vuelva a su costo anterior al incremento. En el gobierno de la ciudad, en tanto, creen haber cumplido con cada uno de los pasos y sostienen tener justificadas las causas y la necesidad del aumento. Anoche, calificadas fuentes de la administración macrista apostaban a una resolución favorable al nuevo cuadro tarifario.

A las reacciones se sumó la del defensor del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor. En una de sus primeras acciones desde que asumió, envió un pedido de informe al titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, “para conocer los argumentos que justifican el aumento y si se comenzaron a planificar mecanismos de interconexión tarifaria”, según comunicó.

Amor solicitó, además, una justificación técnica de los motivos por los cuales la bonificación en la tarifa “opera a partir de los viajes 21, 31 y 41”. El funcionario se preguntó por qué “no se tuvo en cuenta aplicarla en un número menor de viajes, ya que los días laborables en muchos meses del año no superan los 20”.

LOS CAMBIOS

Con el nuevo sistema no se modificará la tarifa social a $ 2,50 que se implementó en noviembre pasado, cuando el juez Pablo Mántaras autorizó el incremento, pero con la condición de que el Gobierno aplique el boleto diferencial. A ese beneficio pueden acceder los beneficiarios de planes sociales de la ciudad, del plan Jefes y Jefas de Hogar, los desempleados, quienes estén por debajo de la línea de la canasta básica familiar establecida por el Indec y los indigentes, entre otros.

El precio del boleto para el resto de los pasajeros dependerá de la cantidad de viajes que realicen por mes. La tarifa escalonada establece que los primeros 20 viajes costarán $ 4,50 cada uno; a partir del 21 saldrá $ 3,60; desde el viaje 31 el pasajero abonará $ 3,15, y a partir del 41 costará $ 2,70. Además de los descuentos se implementará un sistema de abono, con precios fijos, de 30, 40 y 50 viajes. El de 30 saldrá $ 126; el de 40, $ 157, y el de 50, $ 184. Una vez que el pasajero realice el primer viaje del abono, tendrá 30 días corridos para utilizar los restantes.

Cuando el gobierno porteño asumió el control del servicio el boleto costaba $ 1,10 y desde hoy triplicará su valor. Las críticas y los recursos de amparo no modificaron la decisión; tampoco incidió la audiencia pública que se realizó semanas atrás en el Teatro San Martín, de carácter formal y no vinculante. Liberatori tiene la última palabra y la potestad para frenar o avalar el aumento.

FUENTE: La Nación, 14/3/2014

Anuncios